ENFERMEDAD VALVULAR DEGENERATIVA MITRAL

Sara de la Orden Herrero
Graduada en Veterinaria
La enfermedad valvular degenerativa es una afección muy frecuente que afecta al corazón de animales de edad avanzada. En ocasiones aparece de manera silenciosa y puede llegar a suponer un gran problema para nuestra mascota. El corazón es el "motor" del cuerpo, por ello deberemos mantenerlo en las mejores condiciones posibles y tratarlo con "mimo". En esta entrada te hablaré brevemente sobre los puntos claves para que sepas un poco más sobre este proceso.
Miércoles 19 Diciembre 2018
S
Se trata de una enfermedad que afecta a las válvulas que se encuentran en el corazón, con más frecuencia la válvula mitral (que regula el paso de la sangre desde la aurícula izquierda al ventrículo izquierdo para posteriormente bombear dicha sangre hacia el resto del cuerpo). Podremos ver diferentes denotaciones para este proceso, entre ellas endocardiosis y enfermedad mixomatosa valvular. 

Es más frecuente encontrarla en perros de edades avanzadas y de pequeño tamaño, observándose una mayor incidencia en machos que en hembras y en ciertas razas como el Cavalier King Charles Spaniel; todo esto nos sugiere que tiene un gran componente genético y, por lo tanto, hereditario.

En esta enfermedad, la válvula mitral no cierra bien (insuficiencia mitral) y la sangre retorna desde el ventrículo izquierdo de nuevo a la aurícula izquierda cuando los ventrículos se contraen con el objetivo de mandar esta sangre hacia el resto del cuerpo, como a órganos tan importantes como el cerebro.

En otros casos, la válvula no se abre correctamente (estenosis mitral) y no permite que la sangre pase correctamente desde la aurícula izquierda hacia el ventrículo izquierdo, acumulándose en la aurícula.

En algunos animales podremos observar que ocurren ambas cosas: la válvula no se abre ni se cierra correctamente.

Como su propia denominación indica, es un proceso progresivo que avanza a diferente velocidad según cada individuo (cada organismo es un mundo), esto significa que los tratamientos no serán curativos, pero sí harán que este proceso avance más lentamente, aumentando la calidad y el tiempo de vida de nuestro amigo (en medicina humana existen válvulas artificiales e intervenciones quirúrgicas en las que se reemplazan algunas válvulas cardiacas, pero en medicina veterinaria todavía estamos un poco atrasados en esta técnica, aunque en la actualidad existen dos equipos de cirujanos especializados en todo el mundo que aplican estos conocimientos con cada vez mejores resultados).

Con esta pequeña introducción, lo que a los propietarios nos importa es ¿cómo sospechar en casa que a mi mascota le pasa esto?:

A mi parecer, el signo clínico más llamativo y frecuente es la presencia de tos, la mayoría de las veces de aparición nocturna, mientras el animal está acostado. Algunos propietarios vienen a consulta refiriendo que su perro " parece que ha cogido catarro". Otros, sin embargo, han observado que "se cansa mucho" o "se para al pasear". En algunas ocasiones las evidencias son tan claras como síncopes (desmayos). La mayoría de perros vienen a vacunar y, durante la auscultación rutinaria, escuchamos un soplo cardíaco.

En cualquiera de estos casos, debes visitar a tu veterinario para que realice un buen estudio que consistirá en una exploración general completa y específica, acompañada de pruebas complementarias como un electrocardiograma, radiografías torácicas, una ecocardiografía... . Cada veterinario valorará la necesidad (o no) de hacer las pruebas que procedan.
      

A mi perro le han diagnosticado Enfermedad Degenerativa Mitral, ¿y ahora qué?

Tranquilidad, estos pacientes con un tratamiento médico (si procede, ya que no siempre es necesario medicar, depende del grado en el que se encuentre la enfermedad) tienen una esperanza de vida aceptable. Hay que ser constantes con la administración de los fármacos y acudir de manera rutinaria a controles veterinarios donde se haga una valoración de la evolución del proceso y ajustes de medicación si fueran necesarios.

Preguntas frecuentes que suelen hacer los propietarios:

-En una radiografía solo se ven huesos, ¿no?: 

No, en la radiografía pueden verse diferentes tejidos con distintas densidades, en este caso, una placa de tórax  nos deja ver la silueta del corazón, valorar su tamaño e incluso podremos ver el diámetro de ciertos vasos sanguíneos importantes, así como el estado de los pulmones (que pueden contener líquido a causa de la insuficiencia cardíaca secundaria a esta enfermedad, llamado edema pulmonar) y otras estructuras como la tráquea.

-¿Qué es un soplo?:

Es un sonido, similar a un soplido (de ahí su nombre) que se escucha en la auscultación cardíaca en estos pacientes. Indica que la sangre está moviéndose de manera turbulenta al pasar por un orificio más estrecho y, por consiguiente, a más velocidad de la debida. A veces, estas turbulencias pueden apreciarse colocando la mano en el tórax del animal.

- ¿No es suficiente con hacer un Electrocardiograma, ahí sale todo, no?:

No, esta prueba puede servirnos de ayuda en el diagnóstico, pero no nos va a dar toda la información necesaria, siempre ha de complementarse con pruebas de imagen (tanto radiografía como ecocardiografía).

- Si el problema está en el corazón, ¿por qué tose mi perro?:

Cuando existe una cardiopatía, el tamaño del corazón tiende a aumentarse y desplaza la tráquea dentro del tórax, originando así la tos. También puede deberse al cúmulo de líquido en los pulmones (edema pulmonar) originado por la enfermedad.

- Ejercicio sí, ejercicio no...

Todo depende del estado en el que se encuentre tu mascota, personalmente aconsejo que haga el ejercicio que ella quiera, sin obligarla, es más lista de lo que nos creemos.

Espero que te haya servido de ayuda esta lectura y que ahora sepas un poco más sobre esta enfermedad que afecta a un gran porcentaje de perros. 

Un diagnóstico precoz es esencial, acude al veterinario.

Uno no se conoce a sí mismo hasta que atrapa el reflejo de otros ojos que no sean humanos.
-Loren Eiseley